viernes, 14 de mayo de 2010

La mala costumbre de preparar el desayuno antes de lavarte la cara

Hoy, en vez de café, me he preparado un agua calentita.

Me he acordado de coger la cafetera, desmontarla, llenar de agua el depósito, volverla a montar y abrir la espita del butano antes de aplicar la llama al fogón.

Pero he olvidado echar el puto café molido.

Asco de viernes, tú.

4 comentarios:

noveldaytantos dijo...

Por lo menos no le has puesto sal, que es lo que hice yo el miércoles. Si es que una cosa es levantarse y otra muy diferente despertarse.

Silderia dijo...

Por lon menos el te estaba bueno cariño, el agua en su perfecto punto de temperatura y el olor a frambuesa era excelente aquella mañana, aunque, como a tí no te gusta el té, te bebiste el café del día anterior que siempre lo guardo por si las moscas, y esta vez sirvió.

Como dice tu suegra, mujer precavida vale por dos. Pero con tigo no hace falta la precaución sino tener alguien al lado las 24 horas.

sangreybesos dijo...

Noveldaytantos: Y hace poco me estaba preparando mi pan con aceite y le eché vinagre... yo que me las prometía tan felices...

Cariño: El café de un día para otro, qué gran invento...

antonino dijo...

Y lo del estanco virtual ??????

ahora vas y lo cascas.