martes, 9 de junio de 2009

¿Y a usted qué coño le importa?

23 de febrero de 2139: El primo Rodolfo minutos antes de incorporarse a su puesto de trabajo


Estimadas víctimas:
Hoy estrenamos una nueva sección titulada ¿Y a usted qué coño le importa?, cuya continuidad no podemos asegurar, dentro de nuestra habitual etiqueta Seamos Serios, que a día de hoy no sabemos exactamente qué aglutina.

-Es que ustedes son un preclaro ejemplo de irregularidad e indecisión, caballero –opinó uno de los asistentes arriesgándose a acabar en la tinaja de brea.
-Le felicito por la amplitud y vivacidad de su léxico, soplapollas –dije manteniéndome fiel a mi costumbre de dar una de cal y otra de arena.
-¿Y de qué trata esta nueva sección, oh, Maestro? –preguntó uno que levantó el dedo para solicitar su turno en vez de introducírselo por el ano; decisión esta última que nos habría hecho la vida más fácil a todos los presentes.
-¿Y a usted qué coño le importa?
-Bueno, bueno; tampoco es para ponerse así.
-No, no, jaja; usted no me ha entendido. ¿Y a usted qué coño le importa? es el nombre de la nueva sección.
-Ah, jaja, ya veo. Comercial a la par que contundente. Como si el conocido grupo pop Las Ojeras de Bajón escribiera una canción sobre cimientos o sobre los pilares de un viaducto.
-O sobre las vigas máster. ¿Sabe usted lo que es una viga máster?
-Sí, hombre, cómo no.
-Pues yo tampoco. Pero como encuentre una le voy a reventar la cabeza, imbécil.

Como iba diciendo antes de que me interrumpieran estos dos subnormales, Un beso de buenas noches de mil demonios se enorgullece en presentar su nueva sección ¿Y a usted qué coño le importa?, que no es más que una encuesta situada aquí a su derecha, o a su izquierda si se colocan de espaldas. Yo es que a veces me coloco de espaldas al ordenador para simular que soy un blog.

-Permítanos que finjamos piadosamente no haber escuchado lo que acaba de decir, oh, Sabio –dijo el tercer tarado de la tarde-. Y yo me pregunto, ¿hacía falta escribir un post para anunciar una encuesta?
-¿Tú eres nuevo por aquí, no?
-Sí, bueno. Estaba buscando información sobre vigas máster y he dado con su página. Imagínese el chasco.
-Entonces no sabrá que aquí hacemos posts sobre cualquier cosa, caballerete. Ayer mismo se me metió una piedrecita en una ranura de la suela del zapato, y ya llevo escritas cinco páginas sobre el tema. No quiero adelantar nada; sólo diré que mi verbo incendiario deja a la Madre Naturaleza en una situación muy comprometida.

¿Y cual es el tema de la encuesta?, se preguntarán ustedes con cicatera curiosidad. Yo se lo diré.

-No se moleste; si total, a nosotros nos la sopla.

¿No se han visto nunca en la perentoria necesidad de defecar lejos de sus hogares? Qué mal rato, ¿eh? Tendrán que reconocer que no es un tema del que se hable muy a menudo, y menos en un ascensor. Usted se encuentra a la vecina del segundo, ésa que tiene tantos gatos como lamparones de mostaza en la bata de felpa, y le dice algo así como “Hay que ver el viento tan tonto que se ha levantado”, no va y le dice “Esta mañana he tenido que cagar en un bar”. Que no es que no sea verdad, pero tampoco es forma de comenzar una conversación. Que no es normal, hombre, que se lo decimos nosotros. A veces la sinceridad resulta innecesaria. No es lo mismo cuando se lo dices a una madre o una esposa. “No he tenido más remedio que jiñar en la oficina. No veas qué mal rato”.

-No te habrás sentado en la tapa- dice como un acto reflejo una madre que pasaba por allí buscando al borracho de su hijo.

Que no, coño. [De todas formas, nadie negará, y al que lo niegue lo hincho a hostias, que Cagar Fuera de Casa, en particular, y Cagar, en general, se está convirtiendo en un hábito cada vez más inusual. Este país está estreñido. Lo hemos probado todo para mejorar nuestro tránsito intestinal: supositorios, enemas, fibra, soja, aloe vera, harina sin refinar, cocaína, Bífidus Activo y, por supuesto, yogur normal caducado, también conocido como “El Bífidus del Pobre”. “Un yogur caducado y te vas de varilla volado”, dice una popular spot publicitario del Ministerio de Sanidad y Consumo de Estupefacientes protagonizado por el piloto de Fórmula 1 Peppino Cagandolatte].

Lo que nos parece importante saber, lectores, es cómo se las apañan ustedes cuando tienen que evacuar en un ambiente hostil [No nos pregunten por qué nos parece importante. Ayer nos parecía importante saber por qué la mayoría de la población ha dejado de ingerir gomas de borrar, que a todas luces nos parece un alimento muy completo].

¿Y a usted qué coño le importa? es una marca registrada de Un beso de buenas noches de mil demonios. Cualquier intento de copia, plagio u homenaje no está sometido a las leyes vigentes en el Código Penal, pero le hará sentirse como un gilipollas cuando se vaya a dormir.

4 comentarios:

Lazoworks dijo...

Muy bueno Sr. SYB! Very good!
A mi me pasa una cosa supercuriosa con esto de cagar fuera... Primero de todo tengo que decir que lo odio! Y siempre me entran ganas de cagar cada vez que salgo de compras! Es ponerme a mirar una estanteria a hojear libros o DVDs o lo que sea y ya empieza a surtir efecto. Noto to el mojón ahi... asomando el hocico, usted ya me entiende...
Bueno, le felicito por esta nueva propuesta y por escudriñar en el comportamiento humano gracias a esa excelente e interesantisima encuesta!
Por cierto, siento la intromisión de una especie de Doctor Onoris Causa en Cinematografia en su blog...
¡Debí haberlo atado mejor al porche!

Dr. Pontius dijo...

Pos a mi me paso una cosa super guapa nen! Atenzion porke lo ke boi a relatar es completamente cierto:

"Ocurrió en berano. Una bez fui con una paba a follar a la plalla y de repente mentraron ganas de exar un xurro por el ojete. Pos bien, voi pa la playa (era mui de noxe) dispuesto a cagar y mencuentro con un centenar de pescadores hijosdeputa mirandome fijamente. ¡¡¡Dios!!! No podia ponerme a cagar con esa peña mirandome.... No me puedo conzentrar!! Asi ke me diriji a la estazion de tren e intente entrar en los lababos. Pero como es lojico estaban zerrados. ¡¡¡Y el xurro ya estaba saliendo!!! Los sudores me enpaparon la piel y entonzes vi un xiringuito de estos con un monton de mesas i sillas en la terraza. Asin ke coji mobi las sillas i las mesas y me coloke justo en medio para ke asin nadie pudiera berme... Era una espezie de bunker, no se si me explico. Yo ahi apretando en medio!! Aiiii.... Ya ves!!! ¡¡¡Menudo xurrazo pegue!!! Lo mas grazioso de todo es ke kedo en forma de pixa (con sus huevines i todo!!). Pos nada, eso fue lo ke ocurrio... Eso si, al dia siguiente no me kede para ber la cara de encabronaos ke se le debió kedar a los tipos del xiringuito..... JUAJUAJUAJUA!!!

Un saludo buen honbre!

Silderia dijo...

Veo que tus estudios sobre el comportamiento humano están dando sus frutos, en cierto modo, aunque un poco descompuestos.

Mr.Incógnito dijo...

¡Ya era tiempo pardiez! Tan crucial pregunta, por incómoda en lo social, no se había planteado en las tribunas de opinión. Gracias a eso dichas tribunas permanecen limpias a la espera de que alguien se siente a decir "como tengo gafas de pasta, lo que yo creo parece importante".

Sin duda todo un esfuerzo en lo intelectual, lo humano, lo inodórico y lo ergonómico.