jueves, 4 de septiembre de 2008

Basado en hechos surreales (4)


Materiales de trabajo indispensables para el funcionariado. Hoy: El teléfono.

-¡Hey!
-¿Qué te cuentas, colega? ¿Pero tú no estabas de vacaciones, o de baja, o de asuntos propios, o de permiso sin sueldo, o desayunando, o algo?
-Sí, sí; es que pasaba por aquí y he recordado que tenía que llamar urgentemente a mi camello. ¿Puedo utilizar el teléfono?
-Estás en tu casa.
-¿Centralita? ¿Me puede pasar con un usuario, por favor?

4 comentarios:

RFP dijo...

Como se nota que hay gente que tiene tiempo... a mi me gustaría ser de esos. Lo peor es que podría... ¡p*** educación judeo-cristiana!

Silderia dijo...

Eso esta bien, ¿para qué gastar tu propio dinero en llamar a tu camello? Si la culpa que busques otros medios de evasión es culpa de ellos, ¡puto sistema!

sangreybesos dijo...

Joder, qué combativos estáis hoy, hijos míos.

Creo que voy a cambiar lo de "Haga su comentario" por un "Cáguese en todo".

Silderia dijo...

Buena idea, aunque viniendo de ti me lo espero.