miércoles, 22 de octubre de 2008

Unas palabras de mi portero

¡Eje, pollos!
Soy el portero del vecino que escribe en el internés este, y ma mandao decir que no sa muerto ni ná, que va. Esques tá más liao cun trompo el hombre, escribiendo unos guijones pa no se qué, pero dentro de ná estará otra vez aquí para contaros más chistes guarros, de esos de "¿Ande está la señora?", "Pos creo que en el servicio, porque se iba peyendo por el pasillo". Asín que no irse, ¿en?

No es un afoto del autor; que más le gustaría a ése que ser un pato disfrazao.

4 comentarios:

Silderia dijo...

patomas es tu portero?
Mira que te dije que dejaras quietos lo ovillos de hilo del jersey que me estoy haciendo. Que se pueden hacer cosas muy graciosas con la lana, pero no de la forma que tú pensabas. Los capullos los hacen los gusanos de seda, no las personas. Mira que te dije que no lo probaras. Anda, cuando consigas salir de tu entramado a ver cuando leo el ojete de una vez.
Besitos desde el exterior, a ver si la crisálida no sale torcida.

sangreybesos dijo...

¿Mi portero? Uy, no, que va; nadie conoce la identidad secreta de Patomas. Y, si la conociera, nunca lo diría; jamás se me ocurriría delatarme a mi mis... ¡Mierda!

RFP dijo...

Todo son excusas.

Zinquirilla dijo...

Pero qué guijones ni qué leches! Ud. tiene que escribir aquí y alegrarnos o ya me estoy arrepintiendo del voto que iba a darle al patatón maquein.